La digitalización del sector industrial químico, y la evolución tecnológica que ello conlleva, juega un papel relevante como elemento habilitador y facilitador del cambio para hacer frente a los nuevos retos de futuro a los que se enfrenta el sector.